15 sept. 2012

Consejos para crear una historia de rol.


De un tiempo a esta parte mi afición por el rol ha ido en ascenso. Pasé de hacerme un Vampiro en "Vampiro: la Mascarada" basándome en qué ilustración del manual me gustaba más (ganaron los Tremere, por cierto), a saber de cabo a rabo las características de cada clan para elegir el que considerara más oportuno para esa crónica. En ese tiempo me he dado cuenta de que para que a un PJ1 se le coja cariño y estés a gusto con él al jugar no sólo te tiene que gustar el tipo de personaje, sino que además tiene que tener un trasfondo, una historia a la que agarrarte a la hora de definir su personalidad o sus inquietudes. Es por eso que hoy quiero enseñaros, como buenamente pueda, cómo hacer eso. Quiero enseñaros cómo hacer una historia. Mis mayores experiencias están vinculadas a los juegos de "Mundo de Tinieblas", concretamente a “Vampiro”, aunque estos consejos valen para cualquier tipo de juego.
En primer  lugar debes saber a qué tipo de juego vas a jugar. No es lo mismo crear la historia de un vampiro para "Vampiro: La Mascarada", que la de un vampiro para "Vampiro: Edad Oscura", por no hablar de que aún menos tiene que ver si tu juego es "Aquelarre", "Canción de Hielo y Fuego: El juego de Rol", "Hombre Lobo" o "La llamada de Cthulhu". Documéntate sobre el juego preguntándole a tu máster, buscando información en Internet, o leyendo el propio manual. Además, también tendrás que ubicar un poco el contexto histórico en el que quieras moverte y aportar alguna fecha o lugar. Si tu personaje va a existir en varias épocas (se puede dar el caso si eres un vampiro muy longevo, por ejemplo), intenta no saltarle a la torera las épocas históricas, no metas hechos en momentos que no sabes si son correctos, y ten una base para no pifiarla. Antes de poner a tu personaje “Kristal” de nombre estando en el siglo XII, piensa o averigua si ese nombre es típico de esa época, el máster lo agradecerá (siempre y cuando el máster tenga en cuenta algo el rigor histórico). Para enriquecer tu historia habla de personajes de la época, interacciona con ellos si tu historia lo precisa, y pone en orden los lugares a los que quieres pertencer.
Una vez que tienes eso claro, llega la parte que yo considero más difícil: tener un eje más o menos claro de lo que va a ser tu historia, desde el nacimiento (si es que quieres empezar a contar desde tu nacimiento), hasta el momento de empezar a jugar. No hace falta que hagas un esquema completísimo de tu historia, vale con escribir en un borrador los puntos más importantes y relevantes. Cuando tengas esto, los detalles saldrán solos mientras redactas, y así te asegurarás de no dejarte nada (yo más de una vez he olvidado cosas muy importantes por no tener un guión sobre el que escribir, y luego a la hora de jugar me ha repercutido negativamente).
Es la hora de ponerte a redactar y pasar a limpio. Un consejo que a mí me ha sido muy útil es que tengas la historia ya montada antes de empezar a hacer la ficha, y sobre esa historia rellenes puntitos o en su defecto numeritos. Una cosa muy importante que también me gustaría decir es que cuando te haces una ficha, no tienes que rellenarla según lo que  os suele hacer falta o lo que consideráis que es más útil en ese momento, sino rellenarla en función de cómo va a ser vuestro PJ. He visto muchos casos de gente que en su historia no nombra nada de que haya cogido en su vida una pistola y en cambio tiene alta la especialidad de pistolas de fuego. Cuando el máster le dice “¿Y tú por qué tienes eso?”, la respuesta suele ser “Es que como lo usamos mucho...” ¡ERROR! Haz tu ficha acorde a tu historia.
Por último, cabe mencionar que la presentación de la historia también influye a la hora de que el máster decida darte más o menos facilidades o “premios”. Si le entregas una hoja de cuaderno arrancada, guarra, llena de faltas ortográficas y con una historia un tanto incomprensible, no creo que recibas mucho por ello... Si por el contrario, lo haces en una hoja limpia, bien redactado, o incluso a ordenador, siempre tendrá mejor recibimiento. También añadiré que puedes meter cosas novedosas en tu historia: diálogos, citas, en vez de una historia contada en primera persona que sea una carta a alguien, etc. Mi última historia redactada no era una historia simple contada desde la visión del PJ, eran cartas; cartas que Ania (el PJ) escribía al hijo que perdió en un aborto y a su marido, también perdido pero en batalla (parece siniestro, pero es una manera curiosa de explicar por qué tengo la cualidad de “Atormentada”, ya que después de aquellas pérdidas, el PJ quedó atormentado por los fantasmas de sus seres queridos.)
Después de esto, creo que tendrás claro cómo puedes hacer una historia chula, divertida y que hará que sientas un especial cariño por tus PJ´s.
A continuación adjunto unas imágenes de cómo le presenté al máster las cartas que os he explicado antes. Están escritas sobre papel antiguo, con los bordes quemados y selladas con una especie de “lacra”. Quizá eso sea fliparse un poco, pero oigan, ¡yo disfruto! Y el máster lo agradece J.
Espero que os haya servido de algo. ¡Suerte y a escribir! 






  1.  PJ: Personaje Jugador = Tu personaje. 

1 comentario:

  1. Yo como veterano en el arte del masterizaje valoro mucho que mis jugadores se curren sus historias porque no sólo le da más profundidad al juego, sino que denota el interés que los jugadores tienen en el mismo.

    Por ejemplo, la historia de las fotos, que es para una crónica del juego que estoy creando, es sin duda sublime!

    ResponderEliminar